Select Page

Castigo para los niños que se portan mal: Logan Paul

Castigo para los niños que se portan mal: Logan Paul

El caso de Logan Paul es sin duda uno de los más interesantes a fechas recientes dentro de internet. El debate no sólo sobre la publicación de un “poco adecuado” (y morboso) video, sino de toda una serie de acciones durante su estadía en Japón, han levantado polémica sobre cuál debe ser el papel de las grandes compañías como YouTube frente a la regulación de contenido, y hasta dónde deben llegar nuestras barreras éticas y morales, no sólo como espectadores sino productores y consumidores de contenido. Su grupo de seguidores, en su mayoría chicos de 12 años o menos, generaron una serie de video blogs en su defensa, ante el hecho ya confirmado, que YouTube ha decido tomar una medida ejemplar y no sólo condenar sus acciones, sino suspendiendo la monetarización de su contenido por 3 meses, cancelando su película y sacándolo del principal programa de anuncios de Google. Castigo para los niños que se portan mal.

Los Hechos 

Sucede que si no conoces la historia, el vlogger y “celebridad” (así se le puede encontrar en internet) de 22 años, originario de Estados Unidos, subió el 31 de diciembre a su canal de YouTube un video donde se mostraba el cadáver de un hombre en el llamado Bosque del Suicidio en Japón. No sólo las tomas y sus reacciones, infantiles y “juguetonas” suscitaron interés, sino un título amarillista que decía algo así como “encontramos un cadáver…”. El vlogger que cuenta con 15 millones de suscriptores y una marca de ropa, generó en un día 6 millones de visitas a su contenido, antes de decidir bajarlo de internet y publicar una disculpa, frente al sin número de críticas que recibió. En su video disculpa afirma “no haberlo hecho por las visitas” sino por generar conciencia frente al suicidio, y admite haberse equivocado, porque es humano. Cabe destacar que durante 2017 fue uno de los cuatro mejores youtubers pagados del año, ingresando hasta 12,5 millones gracias a sus videos. Basta darle un vistazo a su canal para entender “cómo se gana la vida”, contenido de la “más alta calidad” (ok, no).

Las sorpresas

Varios son los hechos que sorprenden de YouTube ante el manejo de semejante crisis. Aunque en su carta abierta del 9 de enero se digan sentir “perturbados y molestos” al igual que el público espectador, resultó que el gigante se tardó 7 días en reaccionar, seguro cuando vio la bola de nieve que se le venía encima. Sabemos que el contenido fue bajado por el mismo Logan Paul y no por la plataforma, la cual inclusive lo mostró como tendencia.

Esto deja pensando en dos cosas; la primera que los filtros de contenido, los cuales aparentemente bloquean contenido sangriento, violento, inapropiado, etc, no funcionan, al menos no cuando tienes 15 millones de suscriptores (qué raro, debería ser al revés ¿no?). Y dos, que el video se viralizó porque la gente lo vio. Y esto me parece lo más interesante. Un buen número de artículos he leído sobre lo mal educado, inapropiado, mal nacido (y ahora mal pagado) que es Logan Paul. Pero, ¿dónde queda la responsabilidad del espectador? El video tenía la palabra “suicidio” en su titular, se advertía del hecho antes de presentarlo, maldito Logan Paul que nos obligó a verlo. No espera, tú le diste clic, tú y 6 MILLONES DE PERSONAS, es digamos la población de Nicaragua entera para que te lo imagines.

Y no voy a defender a Logan Paul por ser un niño malcriado, que basta con ver los videos diarios que subió sobre su estadía en Japón para comprender su pose, y ante todo su estupidez cultural (general, mejor dicho). Pero tampoco voy a defender al público, porque pervirtió nuestros sagrados ojos. Porque bastante pervertidos ya estamos, y morbosos en demasía. Y si no, que nos pregunten a los mexicanos que diario nos encontramos con “joyas del periodismo” como el Metro. Que sabemos de narcomantas, de colgados en los puentes, de linchados porque nuestros siempre INFORMATIVOS medios lo muestran. ¡Arriba la información y abajo la censura!

Corolario

Existe algo que la mayoría de los vloggers no tienen, profesionalización. La carencia de medios dignos, donde el contenido prime a la espectacularidad es una dolencia de la globalización. Dinero que corre en impactos por visualización, en estadísticas de alcance, es el lenguaje de las nuevas plataformas. Presión social  con buenos deseos, que exige no sólo que los niños malcriados como Logan Paul sean castigados ejemplarmente, mandados al rincón con sus orejas de burro y sus buenas nalgadas, sino CRITERIO desde los productores y los consumidores de contenido. Chicos que llenan de ocurrencias la red y la televisión, desde los programas de concurso hasta los videoblogs. Vigilancia, de las plataformas sobre su contenido, de los padres sobre sus hijos, de nuestros hábitos y nuestras conciencias. Para no andar tirando piedras, y que una nos vaya a dar de rebote… aguas.  

About The Author

Carlos Torres Persona

Comunicólogo de profesión, artista y crítico por vocación. De perfil variado, intereses múltiples. Lo que no sé lo pregunto. El conocimiento que no se comparte, no sirve ...

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribete a Nuestro Boletín!

Suscribete a Nuestro Boletín!

Recibiras algunas notificaciones de, EVENTOS, PROMOS, AVISOS, que NO serán mostrados en NUESTRA PlATAFORMA! te prometemos no ser molestos :D

Gracias por suscribirte!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This